sábado, 2 de abril de 2011

Gobiernos abiertos con burocracias cerradas?

La implantación del modelo de Gobierno Abierto en cualquier sociedad presenta retos comunes que hemos abordado en este blog en otras oportunidades como lo son la captación de los liderazgos políticos que impulsen este cambio del modelo de gestión (Datos Públicos: Decisión Política ), la base legal que sustenta la apertura de datos, (DAIP Practico en la legislacion Venezolana) y las tecnologías involucradas para su publicación, visualización y procesamiento (Con los datos públicos los Ciudadanos sabemos que hacer, sabrán que hacer las Administraciones Publicas?), cada una de estas con los elementos o matices locales a considerar en distintos grados de intensidad en los niveles Ejecutivo, de la Administración Publica y el Ciudadano.

En esta oportunidad intentaremos superar los obstáculos que presenta un sector cada vez mas importante de esta triada, La Administración Publica y mas específicamente, los funcionarios públicos a para los cuales esta, representa su fuente de ingresos.

La burocracia tiene características que contribuyen como pocas a crear una atmósfera proclive a la estabilidad. Nada asusta mas a la burocracia que los cambios. Es la burocracia uno de los sectores mas conformistas de toda la sociedad. Como allí se goza, desde hace décadas, de la inamovilidad laboral, el burócrata teme toda innovación por que cree le compromete esa conquista que garantiza sus ingresos. Los servidores del estado constituyen un elemento conservador en toda sociedad, quizás el elemento conservador por antonomasia.

Esa faceta conservadora se pone de manifiesto en las dificultades para el manejo del cambio en los procesos y labores de los funcionarios públicos, la innovación no es el fuerte de la administración publica y no es por falta de creatividad, es debido a que los procesos conocidos y tabulados son la garantía de su permanencia serena y segura bajo el cuerno de la abundancia estatal.

En ocasiones presionados por sectores que exigen cambios, realizan maromas gatopardianas que se diluyen hasta la próxima ola renovadora, y comienzan de nuevo el ciclo perverso.

Entonces? Como introducir un elemento tan revolucionario en los procesos públicos como lo es la apertura de datos en una burocracia tan cerrada?

Como romper con los vicios burocráticos que consideran la información publica un bien de carácter privado institucional?

Como convencer a una burocracia cercada por la inestabilidad gerencial, la cruda situación económica y la ausencia de procesos administrativos claros de liberar información publica?


Todo un reto cuando consideramos que la información es poder y al liberarla ceden ese capital a manos que podrían ser su competencia laboral...entregar ese valor a los clientes ciudadanos los deja sin capital de negociación, como decimos en latinoamerica: Podría el jefe darse cuenta que no somos tan necesarios y prescindir de nuestros servicios!

La estrategia para asumir este reto debe considerar múltiples aristas, implica variados enfoques que satisfagan las diversas expectativas de los involucrados en esta transacción de información que es la liberación de datos públicos como primer paso a los gobiernos abiertos.

Debemos acudir a las Administraciones publica y buscar a los funcionarios innovadores, propicié su reconocimiento y estimulo dentro de la administración, trabajar con ellos en marco de respeto y consideración, encontrar data que sea de mutuo interés liberar, no necesariamente data sensible o comprometedora, data sobre servicios de interés colectivo, legada o generada, e ir incrementalmente elevando la apuesta hasta que cambie el paradigma del valor de la informacion a el valor de la liberación de la información, que el funcionario comprenda que la puesta a disposición de la data publica a manos publicas posee un valor intrínseco muy superior a atesorar datos que pierden su valor con el tiempo.

Formar a los funcionarios públicos en la legislación de Transparencia y Acceso a la información, Interoperabilidad de instituciones publicas, participacion ciudadana y premiar su desempeño creativo, apoyar las actitudes colaborativas, fomentar alianzas funcionarios-ciudadanos que reconozcan el aporte del funcionario en la liberación de los datos y por sobre todas las cosas hacer uso intensivo de los servicios creados a partir del acceso a esa data.

Impulsar modelos organizativos de la sociedad que encuentren en la liberación de datos públicos su razón de ser, que diseñen aplicaciones que manipulen la data publica, que la transformen en conocimiento y que divulgue sus beneficios en forma de servicios útiles a la comunidad.

Este proceso de madurez incremental en la calidad y cantidad de la información debe ir formando las bases de una cultura de transparencia y generación de inteligencia colectiva, adoptando la liberación de datos de manera natural hasta que su uso sea un comodín de la sociedad y una actividad fundamental de la gobernabilidad democrática de nuestras administraciones publicas.

Fortalecer en la sociedad toda, los valores de cooperación, transparencia y colaboración que sustentan el cambio de modelo de gestión en la Administración publica e impulsar en el colectivo la visión de que vivimos una evolución del actual sistema democrático a un estado superior en el cual la convivencia y valores están basados en el establecimiento de mecanismos para la transparencia de los gobiernos así como de espacios permanentes de colaboración y participación de los ciudadanos más allá del ejercicio de derecho al voto cada cuatro años .

La liberación de datos debe ser beneficiosa para todos los involucrados, para el ciudadano que la usa y para el funcionario que la libera, una relación ganar – ganar, solo así avanzaremos hacia el cambio de paradigmas que representan los Gobiernos abiertos!

3 comentarios:

davidrjordan dijo...

Hola.
Como avanzaba por Twitter, no estoy de acuerdo en el enfoque que se ha dado en el post a la postura de los funcionarios frente al open government.
Me da la impresión de que se confunde la mecánica burocrática con las personas que trabajan para ella.
Creo que muchas de las iniciativas de "apertura" se están gestando gracias al empeño de servidores públicos. Ese es el caso, por ejemplo, del Gobierno Vasco en España. Ha sido necesario un liderazgo político, sí, por supuesto. Pero las ideas ya llevaban tiempo discutiéndose en la blogesfera pública mucho antes. Y precisamente los actores principales eran los que a la postre nombraron como Director de Innovación y Administración Electrónica y de Atención Ciudadana.
Coincido en que la estrategia debe ser "buscar a los funcionarios innovadores, propicié su reconocimiento y estimulo dentro de la administración". Somos pocos, lo sé. Pero identificar a las personas que puedan coordinar iniciativas de este tipo, debidamente esponsorizadas por responsables gubernamentales es básico para comenzar.
Por ello creo que identificar burocracia con funcionarios como barrera al open government es erróneo.
La burocracia se crea por reglamentaciones garantistas. En ocasiones excesiva, pero que en su origen busca ofrecer garantías de tratamiento "objetivo" a los asuntos públicos.
Los funcionarios somos quienes trabajamos en la burocracia, de acuerdo, pero no somos la burocracia.
De hecho, en muchos casos, los funcionarios son víctimas de la propia burocracia, y ven como es imposible sacar adelante propuestas para evolucionar nuestras Administraciones Públicas por el inmovilismo de las élites.
Aliémosnos, todos estamos en el mismo barco. Conseguir "abrir" nuestras administraciones es cuestión de todos.

Jordi Graells dijo...

Completamente de acuerdo con la opinión de David :-). Aquí en las Administraciones catalanas tenemos otro ejemplo que puede ayudar a cambiar el estereotipo de identificación de los funcionarios con la máquina burocrática de la organización. Es la Red de Innnovación Pública (Xarxa d'Innovació Pública) http://www.xarxaip.cat

Gustavo Torres dijo...

Estimados Jordi Graells y David Jordan:
Me gustaría comenzar diciendo que jamas ha sido la intención satanizar a los funcionarios públicos innovadores y proactivos, ellos definitivamente son los principales aliados en todo proceso de apertura de datos, usualmente los ciudadanos no sabemos exactamente que datos poseen las AAPP y con que calidad y son los funcionarios públicos quienes nos abren esas puertas.
Tampoco pretendo usar el termino Burocracia en sentido peyorativo, sin embargo no podemos negar el carácter conservador de la burocracia y la existencia de un grueso numero de funcionarios conformistas (al menos en latinoamerica), adicionalmente la ausencia de continuidad administrativa y de liderazgo gerencial no es precisamente terreno fértil para la innovación y la creatividad.
El problema la identifico ahí, en esas carencias de la administración, no en sus funcionarios, estoy seguro que con mas estabilidad laboral, mas liderazgo de su gerencia y mas continuidad administrativa los funcionarios públicos en algunos de nuestros países se atreverían a mas...
Quizás se atreverían a entregar data que por ley deben entregar y no lo hacen por ordenes directas de sus superiores, quizás se atreverían a pulir la data, a enriquecerla y liberarla en los plazos que sean útiles a la ciudadanía.
Rescato las palabras de David: "De hecho, en muchos casos, los funcionarios son víctimas de la propia burocracia, y ven como es imposible sacar adelante propuestas para evolucionar nuestras Administraciones Públicas por el inmovilismo de las élites"
En latinoamerica ciertamente se va camino a constituir una administración publica profesional, pero existen muchos casos en los que la única fuente de trabajo de una comunidad es la administración publica regida por el partido de gobierno de turno y esta llena de una burocracia inflada, llena de amigos del partido de turno sin mucha capacidad y con poca preparación.
Quizás este enfoque que hago es muy local, pero refleja una realidad que vivimos en latinoamerica, sin embargo en la otra punta están las AAPP profesionales, que han liberado datos y ganan terreno en la apertura de los mismos, los casos de Chile, Uruguay, Brasil, México ya son referentes mundiales, otras muestran claros avances a pesar de sus problemas como Perú, Argentina, Colombia o Costa Rica.
Hemos aprendido mucho de España, de sus autonomías y de la fortaleza de sus instituciones, en muchos casos son referentes para nosotros, ejemplo para un camino que adoptamos sin complejos, consientes de nuestras realidades y diferencias, seguros que ""abrir" nuestras administraciones es cuestión de todos".
Gracias por compartir sus puntos de vista, nos amplían el horizonte y nos incentivan a seguir participando en la blogosfera publica, entusiasmados por sus observaciones.
Un gran abrazo!
@GestionPublicav