jueves, 28 de julio de 2011

Salud-e y Telemedicina en América Latina y el Caribe

Los amigos de PuntoGov @PuntoGov de Argentina nos pidieron un articulo de colaboración y parece que tendremos la oportunidad de escribir regularmente en este importante medio de comunicación latinoamericano, agradecemos especialmente a su editora: Sabrina Diaz Rato @sabrinadiazrato la gentileza y la confianza, un gran abrazo desde el norte de la América del Sur!

El articulo: Salud-e y Telemedicina en América Latina y el Caribe

Los días 26 y 27 de julio se realizó en Caracas, Venezuela, el II Seminario Regional sobre Salud-e y Telemedicina en América Latina y el Caribe: Prácticas de innovación y estándares, auspiciado por el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, SELA.

En el mismo muchos especialistas en Medicina e Ingeniería de la región abordaron el análisis de las mejores prácticas en la materia y la revisión de los estándares con el fin de estudiar las opciones de marcos normativos con objeto de lograr un consenso en la búsqueda de la Interoperabilidad de las diversas soluciones implementadas.

Especialistas de Centros de Investigación y docencia de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Jamaica, México y Venezuela, así como representantes de organismos multilaterales y de cooperación tales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la American Telemedicine Association Latin-American & Caribbean Chapter (ATALACC), la Fundación HL7 Capítulo Colombia, la Red de Cooperación Latino Americana de Redes Avanzadas (REDClara), la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), la American Telemedicine Association, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) compartieron sus experiencias encontrando puntos comunes en las necesidades y expectativas de pacientes, médicos y comunidades científicas así como coincidencias en la necesidad de establecer un marco de interoperabilidad (MIO) para el sector de la Telemedicina que le permita interoperar a niveles local, regional e Internacional.

Otro punto a destacar es la necesidad de generar políticas públicas en los países que impulsen el uso de la Telemedicina como un recurso de uso cotidiano en la prestación de servicios de salud en localidades remotas de nuestros países, reduciendo la inequidad en la prestación de estos importantes servicios.

Llamamos Telemedicina al uso de las Tecnologias de Información y Comunicación (TIC) para dar atención médica a distancia. De esta manera, Telemedicina es desde la llamada de una madre al Pediatra, pasando por la consulta a un call center especializado en salud al uso de sofisticados equipos de medición de acompañados con el uso de videoconferencias entre localidades remotas.

Existen dos tipos de Telemedicina: Sincrona y Asíncrona; la sincrona es aquella que contempla el uso a distancia y en tiempo real de sofisticados equipos médicos para realizar diagnósticos e incluso intervenciones quirúrgicas requiere de la aplicación de tecnología de punta y demanda recursos de comunicación de alta calidad y Ancho de Banda superiores a los 512 Kbps, es costosa y recomendada en casos de pacientes de riesgo o crónicos. Mientras que la Telemedicina asíncrona permite la obtención, almacenamiento y transmisión de los datos del paciente para su posterior evaluación. De esta manera los diagnósticos y la intervenciones médicas se realizan sin la presencia virtual del paciente. No son necesarias costosas conexiones en línea, -de hecho se trabaja con anchos de banda entre 128 y 256 kbps-, y permiten un uso más eficiente del personal medico especializado, a menor costo, cubriendo entre el 90 – 95% de los casos y no está especificada para atender emergencias.

Es así como la implementación de soluciones de Telemedicina en la región se está orientando a la prestación de servicios asíncronos que atienden la mayoría de los casos, usando tecnología de menor costo y consumiendo menores recursos de comunicación, pero que satisface las apremiantes necesidades del sector: Garantía de la trazabilidad de los casos, eficiencia en el uso de los recursos, provee una atención integral al paciente, mejora la cobertura de los servicios, reduce la brecha en el acceso a los servicios de salud y controla el gasto.

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud, a marzo de 2011, al menos 230 millones de personas no están protegidas por ningún tipo de seguro de salud y 135 millones no acceden a servicios básicos de sanidad en América latina, ya sea por razones económicas o geográficas.

El reto que representa solventar esta situación es similar a los retos afrontados en la ruptura de la brecha digital en nuestros países; actualmente en gran parte de América latina la cobertura de servicios de comunicación es bastante amplia. En Venezuela todas las poblaciones de al menos 2000 habitantes cuentan con servicios de telecomunicación y la realidad no es muy diferente en el resto de la región. Si a esto añadimos que usando Telemedicina asíncrona atendemos por lo menos el 90% de los casos tenemos razones para ser optimistas y pensar que esta tecnología puede ayudar a reducir las persistentes inequidades en salud y enfrentar eficazmente las transiciones demográficas y epidemiológicas para lo que se requiere que los países de la región formulen o fortalezcan sus estrategias de telemedicina, alineadas con las políticas de salud.

Esto fue un clamor de las diferentes delegaciones presentes en el seminario: es imperativo formular políticas publicas que sustenten el uso de la telemedicina como una alternativa real y de uso común dentro de los aparatos gubernamentales de salud, para ello la plataforma de telecomunicaciones que posee cada país es un aliado de primer orden.

Sin embargo, apreciamos que a pesar de que parte importante de los países de la región se encuentra en etapa de diseño de sus políticas TIC, en aquellos que se encuentran en fase de implementación -salvo excepciones-, la salud no aparece entre las primeras prioridades temáticas. Transformar esta realidad y hacer converger estos grandes elementos del desarrollo de nuestros países, nos permitirá aprovechar una oportunidad única que redundará en beneficio de amplios sectores de nuestras sociedades.

Imaginemos una población remota equipada con un centro telesalud que usando tecnología ya vulgarizada (jpg, mp3, mpg) pueda enviar datos de pacientes a centros especializados y obtener diagnósticos remotos usando comunicación de bajo ancho de banda. Esto constituye una revolución en la prestación de servicios de salud, que atendería las exigencias de democratización de la atención médica por parte de las comunidades, resolvería la problemática causada por la escasez o mala distribución de personal médico y brindaría mayores expectativas de vida de la población, elevando su calidad de vida.

Es preciso, finalmente, introducir la necesidad de adopción de un marco de interoperabilidad (MIO) que satisfaga los requerimientos de los actores involucrados en las distintas etapas del proceso: a nivel de la interacción del usuario, se requiere estandarizar las órdenes médicas y los procesos que involucran el registro de información por parte del usuario. Se necesita un vocabulario estandard (IO Semántica), a nivel del hardware y dispositivos; se deben garantizar la comunicación de Analizadores de laboratorio, Modalidades Diagnósticas, equipos de monitoreo (IO Técnica) y a nivel de otros sistemas involucrados, aplicaciones de la misma organización o de terceros con la cual se debe interactuar (IO informacional), de igual forma los aspectos legales (IO Legal) y de nivel de prestación de servicio (SLA) (IO Organizacional) deben ser contemplados.

Este MIO debe soportar una amplia gama de estándares entre los que resaltan los utilizados para especificar la sintaxis y el contenido para el intercambio de información: DICOM y HL7 de amplia difusión a nivel mundial.

Los retos son muchos. Y es necesario seguir fomentando el análisis de las mejores prácticas en escenarios como el encuentro que presenciamos; de ahí vendrán los acuerdos que permitirán la interoperabilidad y la incorporación de la estas prácticas en la políticas publicas de salud de nuestros países. El escenario está servido. Próximamente escucharemos grandes avances en estas temáticas.

(*) Gustavo Torres es consultor en aplicación de Tecnologias de información y comunicación en la gestión publica, promueve la liberación de datos públicos y la adopción de modelos de gestión publica abiertos.


Gustavo Torres

@gestionpublicav

http://gestionpublicave.blogspot.com

Kavanayen Tecnologias